La calidad de la comunicación en la Empresa Familiar

Carlos Arbesu_Empresa Familiar

La calidad de la comunicación entre los miembros de una familia empresaria es un factor decisivo a la hora de lograr su desarrollo y continuidad. Podríamos decir que el principal obstáculo de una familia empresaria es una defectuosa o inadecuada comunicación entre sus miembros.

Lo primero que debemos tener en cuenta para lograr una comunicación de calidad en la empresa familiar es su referente real. La comunicación no se refiere a nosotros mismos sino más bien a las empresas, al patrimonio familiar y a sus actividades. Cada uno debe aprender a comunicar-se, y entre nosotros debemos aprender a comunicar-nos pero en relación a ese fin que es contribuir a la continuidad y éxito de la empresa familiar.

Para contribuir al éxito empresarial, es decir, a la continuidad a través de las generaciones, la comunicación de calidad necesita tener en cuenta dos aspectos fundamentales.

1. En primer lugar la formación sobre la materia de la comunicación, es decir, la empresa pues si no sabemos nada de empresa será difícil que podamos comunicarnos en relación a ella. Parece obvio, pero he asistido a numerosas reuniones que se estancaban debido a la ignorancia de los participantes sobre los temas a tratar.

2. En segundo lugar, la formación personal para escuchar a los demás, empatizar, comprender sus puntos de vista y salir de nosotros mismos. Stephen Covey decía que antes de ser comprendidos debemos nosotros comprender a los demás, pues de ordinario solo captamos lo que nosotros queremos oír. Del mismo modo, Drucker decía que el aspecto más importante de la comunicación era captar lo que no había sido dicho.

Por lo tanto formación empresarial (para conocer los temas de empresa) junto a educación personal (para salir de si y comprender a los demás) son los dos aspectos más relevantes a trabajar para mejorar la calidad de la comunicación familiar.

Ahora bien, también debemos tener en cuenta la distinción entre comunicación informal y formal. En familia se tiende a desarrollar una natural comunicación informal entre sus miembros mientras que en empresa se tiende a promover más una comunicación formal. Si bien los cauces de comunicación informales siempre deben ser apreciados como naturales y necesarios, en empresa familiar conforme las empresas y la familia se van haciendo más complejas la comunicación debe trabajarse de un modo más formal. Así las familias deben aprender a pasar de las reuniones familiares informales (la mesa del salón) a reuniones familiares más formales y profesionalizadas.

Ese paso de lo informal a lo formal, de lo natural a lo profesionalizado o empresarial, cuesta mucho trabajo a las familias. En su empeño por mejorar la calidad de la comunicación y coadyuvar al desarrollo de las empresas, las familias organizan “reuniones familiares”, desarrollan “asambleas de familia” o articulan “consejos de familia”. Cada etapa de la empresa familiar, fundador, equipo de hermanos o consorcios de primos tiene sus propios requerimientos en lo que a comunicación se refiere.

La finalidad de estas reuniones o foros de comunicación familiar es a su vez servir de base para la toma de decisiones en los órganos de la empresa: juntas de accionistas y consejos de administración (directorios). Cuanta más unidad hay entre los miembros de la familia propietaria, mayor capacidad de toma de decisiones estratégicas existe. La comunicación forma consensos, acuerdos o estados de opinión que facilitan enormemente o dificultan la toma de decisiones.

Para mantener esta tensión de la comunicación familiar hacia su fin empresarial, la contribución de los miembros de la familia a la continuidad, es muy aconsejable gozar de la ayuda de asesores externos. El asesor o facilitador externo es la personificación de que para comunicarnos debemos tener ciertos conocimientos de empresa y además ciertas actitudes de empatía y comprensión. Es difícil, casi imposible pasar de una comunicación familiar informal a una más formal, sin ayuda externa que nos ayude. Recuerdo al Profesor Gallo contar como un empresario andaluz le preguntó un día: “profesor necesito que me ayude… ¿quién entiende pa´ que nos entendamos?” Creo que todos somos conscientes de los riesgos que entraña no ser humildes en este aspecto.

Como siempre os agradezco mucho que me hagáis saber vuestras opiniones, críticas y/o comentarios al contenido publicado. ¡Las ideas están para ser expuestas, debatidas y enriquecidas!

¡Muchas gracias y buen día a todos!

Un pensamiento en “La calidad de la comunicación en la Empresa Familiar

  1. Me parece un resumen brillante Carlos. Sin duda todo lo relacionado con la comunicación y la estructura jerárquica en las empresas familiares es algo fascinante para el estudio y que da mucho de sí. Por una parte la relación directa e inmediata con la que afrontan los problemas, tanto desde su visión como desde la óptica cliente. Aunque, por otra parte, las posibles complicaciones y dificultades de relacionar y separar vida laboral y familiar.

    Me ha encantado Carlos :)
    Que acabes de pasar un buen día y felicidades de nuevo,
    Judit.

Deja un comentario: