Navidad, tiempo de familia

Carlos Arbesu_Navidad tiempo de Familia

A muchos profesores de escuelas de negocios les gusta decir que en el concepto Empresa Familiar, “empresa” es el sustantivo y “familiar” es el adjetivo. La empresa ha de ocupar siempre el lugar protagonista. Quizá se deba a que las Escuelas de Negocios venden programas de formación de empresa.

Hay sin embargo otro concepto para acercarse a esta realidad que es el de Familias Empresarias, en el cual “familia” es el sustantivo y “empresaria” es el adjetivo.  En realidad, el mundo de la empresa familiar es el transito generacional educado de una empresa gestionada por una familia a una familia que posee una empresa.

Y en ese transito generacional la buena educación familiar es tan importante como la buena educación empresarial. De hecho no existe la una sin la otra. Una familia bien educada que posee una empresa forma a sus miembros para comprenderla bien. Una familia que posee una empresa y no forma a sus miembros para comprenderla, no es una familia educada.

Pero la formación empresarial no lo es todo a la hora de comprender los ciclos vitales y las dinámicas de relación y poder que atraviesan las familias. Las Escuelas de Negocios no nos dicen mucho acerca de cómo abordar un negocio cuyo máximo accionista es una viuda, o como afrontar los problemas personales derivados de las relaciones de pareja, o como comprender las dinámicas afectivas paterno-filiales o de hermanos a través de la vida… Hay momentos pues, en que es preciso dedicar tiempo a la familia para comprenderla y quererla. Y la Navidad es uno de esos tiempos oportunos por lo que os invito a:

• Aprender en estos días a apreciar mejor a todos los miembros de nuestras familias, con sus circunstancias, sus defectos. ¡Tenemos que conocernos más y mejor!
• Dedicar tiempo a “contabilizar” motivos de agradecimiento, cosas que nos han ido bien, cosas que los demás nos han facilitado, nos han permitido disfrutar, males que nos han evitado, ayudas que hemos recibido.
• Ensanchar el espacio en nuestro corazón para comprender mejor a quienes nos necesitan (mayores ya enfermos, retirados y jubilados ignorados, viudas y viudos necesitados de vida, deprimidos, discapacitados, familiares con dificultades de todo tipo.
• Esforzarnos por callar nuestro ruido interior, nuestras voces, para estar disponibles a los demás, escucharles, prestarles toda nuestra atención y olvidarnos de nosotros mismos.

Quizá no venga en ningún calendario de programas o seminarios intensivos, pero la Navidad es el evento formativo del año en muchos aspectos, y para quienes tienen la suerte y el privilegio de participar en una Empresa Familiar aún más.

Estas reuniones familiares no vienen recogidas en la ley, no son una junta de accionistas ¡Gracias a Dios! Pero nos devuelven el sentido profundo que debe alentar toda nuestra actividad durante el año.

¡Que disfrutéis como nunca esta Navidad! ¡Que encontréis tiempo y espacio para agradecer, escuchar, comprender, compartir y alegraros por todo lo bueno que tenéis! ¡Y os preparéis para todo lo bueno que el 2014 nos traerá!

¡Feliz Navidad 2013 y próspero año 2014!

10 pensamientos en “Navidad, tiempo de familia

  1. Carlos, me encanta lo que has escrito !!! Un abrazo fuerte Marta Beamonte Análisis, Asesoramiento e Información, S.L.P. C/ Serrano nº 209, 1º Dcha Madrid 28016 Tel: 91 457 61 28 Fax: 91 457 61 27

  2. Muchísimas gracias por tus buenos deseos Carlos! y gracias por tu incansable labor en favor de la familia y la empresa. Que tengas unas felices fiestas en unión familiar y que el Señor siga bendiciendo tu hogar.
    Recibe un fuerte abrazo!

Deja un comentario: